"El Teatro, en su más amplio y noble sentido, es tan viejo como el hombre.
 
 
 
 
Porque el hombre es siempre un ser mimético, un ser que finge e imita. Lo hace por utilidad material algunas veces, y por puro placer las más de ellas.
 
 
 
 
Cuando el niño juega, está haciendo teatro.
 
 
 
 
Cuando el adulto se disfraza y danza en fiestas o en rituales, está haciendo teatro.
 
 
 
 
El afán de remedar, de reproducir gestos, ademanes, voces y actitudes, es connatural al ser humano".
 
     
  A.M.